Origireto2019·Relato

Relato: Rescate

El vagón de la montaña rusa oscilaba en el abismo mientras sus ocupantes gritaban a todo pulmón. La gente en el suelo, muchos metros por debajo, se debatía entre salir corriendo o quedarse a grabar con sus móviles la tragedia a riesgo de que alguna nueva viga cayese sobre sus cabezas. Las sirenas de policía y bomberos comenzaban a oírse cada vez más cerca mientras los guardias de seguridad intentaban en vano controlar a la histérica multitud. Mi jefa contemplaba la escena apoyada en una pared lejos del tumulto. Aspiraba tranquilamente su cigarrillo completamente ajena a los gritos de las personas atrapadas.

—¿No deberíamos hacer algo para ayudar? —pregunté nervioso.

—En el momento adecuado —Se limitó a contestar mientras daba otra calada.

—Pero no estamos seguros de si vendrá —protesté nervioso mientras miraba como el vagón parecía descolgarse cada vez un poco más—. No puede quedarse sin hacer nada.

—Vendrá —afirmó con tranquilidad—. Siempre acaba apareciendo.

—Inspectora Baker —ladró la radio—. Todos los efectivos en posición. Esperamos órdenes.

—Mantengan la posición hasta mi señal —contestó la inspectora —. Pase lo que pase no se muevan de sus posiciones, repito, no se muevan de sus posiciones.

Como si quisiera rebelarse a la orden de la inspectora la atracción soltó un crujido. Otro vagón más se descolgó de la vía haciendo caer al primero otros dos metros deteniéndose de golpe. Los camiones de bomberos, ambulancias y coches patrullas comenzaron a llegar angustiosamente despacio por culpa del estrecho pasillo que les habían dejado los curiosos.

La escala del camión de bomberos comenzó a subir poco a poco, centímetro a centímetro, acercándose a los aterrorizados pasajeros. Montarse en la montaña rusa más alta del mundo ya no suena tan divertido cuando tienen que rescatarte y la cesta con tu salvador se queda a más de quince metros.

La carpa principal de la misión de rescate era un hervidero de actividad y caos.

—¿No podemos acercar más el camión para que salten a la escalera?

—Imposible, las decoraciones impiden la entrada.

—¿Y no se pueden quitar?

—Están enterradas 40 metros en el suelo, además son parte de las sujeciones de la atracción.

—¿Pero desde cuando están ahí?

—Desde que la construyeron supongo, si son lo que ancla todo el tinglado.

—¿Y si escalamos con unas cuerdas para montar un ascensor de poleas?

—No podemos añadir más peso, los tornillos están oxidados y no aguantarían. Por eso se ha partido por la mitad en un primer momento.

—¿Pero no pasó la inspección de seguridad la semana pasada?

—Yo qué sé, habrán untado a alguien para que hiciese la vista gorda. Los acabamos de revisar y te digo que si pones a un tío a subir por ahí se va todo a la mierda.

—Podemos acercar un helicóptero y sacarlos con la cesta.

—El campo magnético que hace funcionar los vagones volvería loca toda la electrónica, no puedes tener un helicóptero a menos de 50 metros.

—Pues apaguemos la corriente y fuera campo magnético.

—Ni de coña, es lo único que sujeta los vagones a lo que queda de vía.

—¿No tiene anclajes secundarios de seguridad? Es imposible que no tenga, ni se habría abierto, si tiene dos años escasos, eso no puede estar bien.

—¿Y a mí que me cuentas? Yo sólo miro los planos y te digo lo que hay.

Cada vez que alguien aportaba una idea para sacar de allí a esos desgraciados, otro evidenciaba por qué esa ocurrencia era imposible de llevar a cabo. Parecía que algún tipo de dios cruel conspiraba para echar por tierra todo intento de salvar esas pobres almas.

Mientras tanto la inspectora Baker se paseaba tranquilamente entre las decoraciones que impedían que los camiones de bomberos se acercasen más y que las escaleras llegasen hasta el punto que era necesario, apuntando meticulosamente la posición de cada obstáculo en un cuaderno que no había visto nunca hasta entonces.

Unos gritos en la multitud apiñada tras el precinto policial atrajeron nuestra atención justo para ver cómo uno de los ocupantes del primer vagón chocaba contra el suelo con un ruido seco a apenas diez metros de nosotros. Los servicios de emergencia corrieron hacia el chico e intentaron reanimarlo, aunque cualquiera podía suponer que tras esa caída había poco que se pudiera hacer salvo certificar su muerte. La concurrencia enmudeció mientras los sanitarios recogían cabizbajos. Mientras tanto la inspectora consultaba su móvil y anotaba de nuevo en su libreta como si fuese la cosa más importante del mundo en ese momento.

El silencio se rompió con gritos de asombro seguidos de grandes vítores, olvidando la desgracia de apenas unos minutos antes. El Hada Madrina, con su reluciente vestido azul, se acercaba flotando dejando caer brillante polvo mágico que se deshacía al instante en el aire. Con un solo toque de varita levantó el tren de lo que quedaba de las vías y lo llevó flotando sorteando vigas de metal retorcido hasta posarlo suavemente en el suelo. Otro gesto le sirvió para que la mutilada atracción comenzase a recomponerse volviendo a tener su lustre habitual.

Una joven era ajena a todo el buen humor generalizado mientras abrazaba el cuerpo sin vida del muchacho que cayó al vacío poco antes de la triunfal llegada del hada. La bondadosa Madrina se acercó con cuidado a la chica que cambió los sollozos del pecho del cadáver a las faldas de la anciana.

—No te preocupes pequeña —dijo con voz suave y melodiosa—. Madrina ya está aquí.

Haciendo probablemente un par de giros de muñeca más de los necesarios esparció su magia sobre el cuerpo del chico que comenzó a brillar unos segundos antes de que abriese los ojos sorprendido. La joven seguía llorando, esta vez de alegría, y se lanzó a los brazos del recién resucitado. La gente que empujaba cada vez más a los guardias de seguridad intentando acercase al Hada Madrina que observaba su obra satisfecha.

—Envía el mensaje —me ordenó la inspectora.

Saqué el móvil y simplemente pulsé enviar en el mail que tenía preparado. Pocos segundos después recibimos la respuesta del juez de guardia.

—Tenemos la orden —dije.

—A todas las unidades —anunció Baker por el walkie talkie sin ni siquiera responderme—. Rodead al objetivo.

Con paso ligero se dirigió hacia el trío a los pies de la atracción. Casi tuve que correr para mantener su ritmo. Cogió al Hada Madrina del hombro y la obligó a darse la vuelta mientras la ponía las esposas.

—Hada madrina, queda detenida por el crimen de nigromancia.

La cara de estupefacción parecía contagiarse desde la detenida a todo el público presente.

—He salvado al chico —protestó el hada—. Los he salvado a todos.

—La ley estipula un tiempo máximo de diez minutos para resucitar a un muerto por métodos mágicos —explicó la inspectora con una increíble calma—. Este chico es legalmente un zombie, y por tanto usted una nigromante ilegal.

—No puede hacerme esto —gritó el hada asegurándose de que todos la oyesen—. Podríais dedicaros a detener a criminales reales.

—Sé que fuiste tú quién destruyó la montaña rusa —dijo Baker en un susurro que sólo pudimos oír el hada y yo, mientras la esposada se ponía blanca como la cal—. Y también quien hizo descarrilar el tren, y quién incendió ese edificio. También sé que alteraste la realidad para que todos los planes de rescate de los equipos de emergencia fracasasen. No puedo demostrarlo, aún, pero al menos he conseguido que tus ansias de espectáculo te valgan un par de años fuera de circulación mientras reúno todas las pruebas. Estás acabada.

—Soy una heroína —respondió el hada entre dientes—. Y tú serás mi villana, te arrepentirás de esto.

—Ya lo veremos —contestó Baker mientras empujaba su cabeza dentro del coche patrulla y cerraba de un portazo—. Ya lo veremos.


 

Relato incluido dentro del #Origireto2019 cuyas bases podéis consultar aquí en el blog de Stiby o aquí en el blog de Katty.
Objetivo: 21 – Cuenta una historia que suceda en un parque de atracciones.
Objetos ocultos: 13 – Un mensaje (e-mail). 34 – Una resurrección.
Milpalabrista: 1307 palabras.
Medalla Feminista: Una mujer debe ser protagonista en 6 de los relatos (2/6) y al menos 2 deben pasar el test de bechdel (1/2).
Medalla Destino funesto: Haz que en 3 de tus escritos aparezcan villanos o se destruya el mundo (2/3)

Gracias por llegar hasta aquí y hasta la próxima entrada.

Spike.

19 comentarios sobre “Relato: Rescate

  1. ¡No me jodas, Spike! Y perdón por las confianzas.
    El relato me tenía enganchado, puro suspense muy bien escrito salvo por el “ladró la radio” (opinión personal sobre atribuir cualidades animales al habla de las personas).
    ¿Pero ese giro en mitad? Sí, está gracioso, lo reconozco. Y sé que habrá mucha gente a la que le encante, porque es muy original. Pero soy un amante del suspense y me ha fastidiado.
    Aún así enhorabuena por el trabajo.
    Tan solo le pondría dos pegas: el diálogo de los problemas para rescatarlos se me hace demasiado largo.
    Hay una incongruencia: dicen que los adornos llevan 40 años enterrados en el suelo, y luego que la atracción lleva abierta 2 años. No sé si lo he leído yo mal.
    Y como opinión personal, creo que si las frases fueran un poco más cortas, tu estilo mejoraría, pero eso ya es opinión mía.
    Gracias y “me cago en todo”.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. No lo has leído bien, en ningún momento digo que la atracción tiene 40 años y en otro 2, pero aún así recuerda que hay un Hada Madrina trasteando con la realidad para conseguir sus objetivos… Gracias por tu comentario y tus sugerencias.

      Me gusta

  2. No me esperaba para nada, la intervención de un hada madrina. Por cómo se estaba desarrollando la historia, pero para mí, eso lejos de hacer que pierda el interés, la hace más atractiva. Y más teniendo en cuenta, que al final, el hada madrina es la villana. ¡Me ha encantado!

    Un placer leerte. Un abrazo.

    @Cuentosyversos en Twitter.

    Me gusta

  3. Me encanta. En cuanto Baker dio la orden sabíá qué orden era, pero hasta ese punto no me lo imaginé para nada. Me chocó un poco que la gente estuviera preocupada cuando un hada siempre aparece para salvar a todos, pero después del giro argumental eso es lo de menos. Un aplauso.

    Le gusta a 1 persona

    1. El siempre aparece es de Baker, que claramente sospecha que ese accidente es provocado. La gente y los servicios de emergencia saben que hay una Supergirl por ahí que a veces salva el día y a veces no, entonces es lógico que no cuenten con ella en principio. De hecho el ayudante de Baker tiene dudas.

      Me gusta

  4. Me estáis blesseando con relatos con plot twits de superheroínas y villanas y me parece maravilloso.

    Me encanta el hecho de utilizar resquicios legales para pillar a una criminal a la que no podían pillar de otra manera. También que su motivación para ser una criminal sea dárselas de heroína. Me leería una novela de esto, de verdad xD.

    Ah, he leído un poquito los otros comentarios y no estoy de acuerdo en que el diálogo de los problemas para rescatar a la gente se haga muy largo: a mí me ha parecido que le daba realismo y además, explicaba el hecho de que El Hada Madrina había estado trastocando todo a su antojo porque menuda sarta de inconvenientes. Claro que puede ser muy subjetivo esto.

    Nada más que decir, gran relato ^^
    ¡Hasta otra!

    Le gusta a 2 personas

    1. Admito públicamente que lo del resquicio legal no es mío, es un homenaje a Los intocables de Elliot Ness que pillaron a Al Capone por fraude fiscal.
      Me alegro mucho de que te haya gustado, la verdad es que lo disfruté mucho mientras lo escribía. Y ni confirmo ni desmiento que tenga un proyecto largo con muchos puntos en común con esta historia…
      Muchísimas gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  5. Con la primera línea de diálogo del Hada Madrina se me ha aparecido en la mente como si fuese Helena Bonham Carter xD
    El relato me ha gustado mucho. Lo he releído varias veces porque la primera vez me ha chocado mucho, pero según le daba vueltas más sentido me parece que tiene el Hada Madrina como villana megalomaníaca.
    Tengo ganas de ver cómo se desarrolla el proyecto 🙂

    Le gusta a 1 persona

  6. ¡Wolas!
    Me ha gustado mucho el ritmo del relato. Mantienes la atención e intriga en cada segundo. Al principio para saber a quién está esperando la inspectora. Y después cuando llega el Hada Madrina, con sorpresa y admiración… hasta que llega ese giro argumental de ser la heroína a la villana.

    Muy buena moraleja la que dejas, Spike ^^

    Le gusta a 1 persona

  7. A mi me ha encantado. Tengo debilidad por las cosas que se saltan la linea normal del pensamiento, y tenía claro que estaban esperando a un rescatador (es algo que ocurre en la vida real: el rescatador que hace el estropicio para poder ser el héroe, sobre todo entre bomberos) y en principio apostaba por un superhéroe. El hada madrina (a la Disney total en mi cabeza) ha sido una sorpresa graciosa.

    PD. Otra de mis obsesiones son los detectives de lo sobrenatural así que para mi Baker for the win

    Le gusta a 1 persona

  8. Qué original, vaya giro de tuerca. Muy bueno, sinceramente. Si tuviera que decir algo malo, sería que quizá se siente un poco alargado y que tarda mucho en llegar a la resolución, pero vale la pena completamente. De mis preferidos del mes ^^

    .KATTY.

    Me gusta

  9. Muy buenas!
    Pues me acabo de cruzar con uno de mis relatos favoritos del mes de momento. Me gusta mucho el tono de los diálogos, el giro que le das haciendo que aparezca el hada madrina y el posterior giro de nuevo cuando no acaba por ser buena del todo como todos esperaríamos.
    Por último comentar que me ha gustado toda la subtrama de arriesgar un mal menor (muerte de una persona) en pro de un bien mayor (atrapar a una criminal) ya que aunque esperasen que el hada resucitase a quien pudiese morir en el “accidente”, nunca podrían estar seguros.

    Me ha gustado mucho, de verdad, enhorabuena!

    Me gusta

  10. Me ha encantado este relato Spike, mi enhorabuena. Reconozco que al principio estaba más agobiado por la escasez de comas que por el destino de las personas a punto de morir en la atracción, pero poco a poco la historia te va envolviendo gracias a la misteriosa inspectora Baker y a ese superhéroe inesperado que termina siendo un Hada Madrina con presunto afán de protagonismo. Tiene suspense, algo de humor y un girito interesante que te descuadra… poco más se puede pedir. De lo mejorcito que he leído este mes en el Origireto y mira que ha habido buenos relatos. Felicidades y gracias por compartirlo.

    Me gusta

Responder a J.M. Spike Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s