Documentación·Random

Grimorio 2: Brujos, Magos y Druidas

Otra guía definitiva para conocer sus diferencias.

 



Hace unos días subí otra entrada titulada grimorio sobre las diferencias entre las formas de hacer magia y prometí que en breves tendríais esta segunda parte sobre los tipos de personas (humanos, vamos a pasar de unicornios de momento) que hacen magia. Sé que me he retrasado un poco respecto al plan original, pero es que uno a veces está ocupado comiendo turrón como si no hubiese un mañana con cosas.

Una entrada de blog sobre magos nunca llega tarde, ni pronto, llega exactamente cuando el autor se lo propone. – Gandalf (interpretación libre)

Entonces ¿cuánta gente puede hacer La MAGIA? Pues mucha y de muchas maneras, las cuales paso a enumerar a continuación. Recuerdo que hay una primera parte de esta entrada, que no es necesaria para leer esta segunda, pero que ayuda bastante porque repito algunos conceptos, puedes ir a leerla pulsando aquí. ¿Ya está? ¿Preparados? Pues comenzamos.


  • Mago: Es el concepto más general de persona que hace magia. La única característica particular que se le suele atribuir al mago (y no en el 100% de los casos) es que tiene una predisposición natural a la magia. Ya sea por poseer poderes o por simplemente ser capaz de detectarla y, a partir de ahí, utilizarla. Los protagonistas de Harry Potter son, por tanto, magos.

 

  • Hechicero: Es la otra palabra que definiría al conjunto de personas que hacen magia independientemente del tipo de magia realicen. A diferencia del Mago el hechicero no posee una predisposición innata para la magia, si no que es todo adquirido a través del estudio y la práctica. En resumen, cualquiera que se esfuerce lo suficiente puede ser un hechicero, así que si sigues levantándote a por la cerveza en vez de hacer que ella vuele hacia a tí es porque quieres.

 

  • Druida: El hechicero celta, especializado en la herbología, descubrió que el muérdago daba buen sabor y se lo echa a todo. Su poder suele estar relacionado con la naturaleza. Habla con los animales y se transforma en oso o en águila según le venga bien. Ideal tenerlo en tu grupo para saber qué setas son las buenas y cuáles las muy buenas (guiño guiño codazo codazo). Panoramix, ponte un chupito de poción mágica anda.

 

  • Chaman: Su magia proviene del mundo de los espíritus, evoca su poder para canalizarlo a través de su cuerpo. En las mitologías originales de África, de donde proviene la mayor tradición de chamanes, estos espíritus son representaciones elementales como el agua, el fuego, el viento, etc… Los hechiceros nativos americanos haciendo su danza de la lluvia o los practicantes de santería entrarían en esta categoría.

 

  • Brujo: Según la mitología original (y la rama de la wicca actual) serían equivalentes a los druidas. Sin embargo su acepción cristiana medieval pasa porque su poder proviene de un pacto con el diablo. O con algún demonio en general. También pueden tener sus poderes de forma natural al ser hijo de impíos seres del inframundo. Al ser en este caso su magia prestada tienen que realizar sacrificios cada vez que quieren hacer un hechizo. ¡FIRMA EL LIBRO SABRINA!

 

  • Nigromante: El nigromante es un tipo de hechicero cercano a la muerte. Resucita gente, domina a los cadáveres para que le hagan el trabajo sucio, roba vida a otros para alargar la suya de forma indefinida… Los practicantes de voodoo levantando zombies también estarían aquí. Esperemos que el necronomicón no caiga en manos de ningún capitalista que es capaz de levantar un ejército de no muertos para repartir con glovo gratis, al tiempo.

 

  • Ilusionista: Un ilusionista es aquél que vive, como no, de las ilusiones. Es posible que haga magia real, pero nunca procede de sí mismo, si no de objetos encantados que lleva consigo. El flautista de Hamelin según algunas versiones sería un ilusionista cuyo poder proviene únicamente de la flauta, sin ella no podría atraer ni a un perro con una loncha de bacon.

 

  • Invocador: Es aquél mago especializado en, como su propio nombre indica, invocar. Pero no sólo eso, si no que un invocador también es normalmente capaz de abrir portales, tanto para traer criaturas como para ir a verlas a sus demoníacos domínios. Es útil cuando quieres ahorrarte el abono transporte.

 

  • Alquimista: Este ni es mago, ni hechizero ni es nada. Sólo es un químico que no sabe lo que hace y mezcla cosas un poco al tun tun. Yo cuando me pongo a experimentar en la cocina vaya. Aunque algunos consiguieron resultados bastante respetables como convertir plomo en oro o el elixir de la vida (ahora lo llamamos cerveza).

 


Y hasta aquí las distintas personas capaces de usar La MAGIA. Puedo copiar el párrafo completo de la entrada anterior para aclarar que todas estas palabras por supuesto han ido evolucionando con los tiempos, así que darle un uso distinto al que yo enumero aquí no es intrínsecamente incorrecto. También que puede no coincidir con las palabras que se usen en las distintas obras, ya que cada autor es libre de follarse su obra como quiera crear su propia mitología interna.

Muchas gracias por llegar hasta aquí y hasta la próxima entrada.

Spike.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s